Cambio climático amenaza al mundo aún más que Covid-19: ONU Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Cambio climático amenaza al mundo aún más que Covid-19: ONU

En medio de los discursos realizados esta semana, representantes de las naciones menos afectadas por la pandemia han puesto en evidencia que las afectaciones en el medio ambiente están afectando la vida en todo el planeta.

El sol se pone detrás de las chimeneas de billowing de la central eléctrica en Berlín. | Reuters

ESPECIAL.- Aunque el coronavirus es la crisis sanitaria inmediata, el cambio climático sigue siendo la amenaza más grande para la vida en el planeta, advirtieron líderes mundiales en la reunión anual de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la cual se realizó esta semana y en medio de la pandemia del Covid-19.

El aumento en las temperaturas en regiones frías como Siberia, junto con el deshielo polar en Groenlandia y Canadá generan que nuevamente la crisis climática busque estar la agenda de la ONU, un tema para el cual aún no hay una solución concreta.

"Ya estamos viendo una versión del Armagedón ambiental", dijo el primer ministro de Fiji, Frank Bainimarama, citando incendios forestales en el oeste de Estados Unidos y señalando que el trozo de hielo de Groenlandia era más grande que varias naciones insulares.

Se suponía que este sería el año en el que “recuperamos nuestro planeta”, dijo, pero el coronavirus cambió esta situación: se desviaron recursos a la salud y la cumbre climática global de la ONU se pospuso para fines de 2021.

"En otros 75 años, muchos miembros ya no podrán ocupar puestos en las Naciones Unidas si el mundo continúa en su curso actual", dijo la Alianza de los Estados Insulares Pequeños y el Grupo de Países Menos Desarrollados.

El objetivo principal del acuerdo climático de París de 2015 es limitar el aumento de las temperaturas globales a 2 grados Celsius por encima de los tiempos preindustriales, pero los científicos dicen que el mundo está en camino de superar eso.

Un nuevo estudio encontró que si el mundo se calienta otros 0.9 grados Celsius, la capa de hielo de la Antártida occidental llegará a un punto de fusión irreversible. Tiene suficiente agua para elevar el nivel global del mar en 5 metros.

La nación insular del Pacífico de Palau no ha tenido una sola infección por covid-19, pero el presidente Tommy E. Remengesau Jr. advierte que es el aumento del nivel del mar lo que hundirá al país.

“No se puede permitir que la caída momentánea de las emisiones (de carbono) de este año genere complacencia sobre el progreso global”, dijo, refiriéndose a los cielos brillantes que siguieron a los cierres para frenar la propagación del virus en todo el mundo.

La contaminación ha vuelto a subir a medida que disminuyen las restricciones.

Coronavirus silencia a la ONU ante cambio climático

Las potencias mundiales no pueden eludir sus compromisos financieros para luchar contra el cambio climático durante la pandemia, dijo Remengesau, incluso cuando las economías están golpeadas.

Pero han surgido pocas promesas en la reunión de la ONU, aparte del anuncio de China de que su objetivo es lograr un pico de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2060.

La pandemia ha silenciado la reunión de la ONU, y los líderes mundiales no hablaron desde el podio en Nueva York sino a través de un video desde casa. Eso ha minado la urgencia de la diplomacia y ha dejado a las naciones preguntándose cuánta gente está escuchando.

En medio de las preocupaciones de que el mundo está distraído, quizás no fue una sorpresa que el movimiento dirigido por estudiantes Fridays for Future regresara a las calles esta semana para las primeras manifestaciones importantes por la acción climática en meses.

Aún así, las naciones insulares han aprovechado las circunstancias inusuales para mostrar lo que está en juego.

"Detengamos la rutina"

El primer ministro de Tuvalu, Kausea Natano, pronunció su discurso en la ONU con una vista de aguas turquesas y frondas ondulantes detrás de él que instantáneamente encendieron la imaginación de los espectadores confinados en casa. Pero el primer ministro rompió rápidamente cualquier sueño.

Si bien Tuvalu está libre del coronavirus, la pandemia golpeó cuando la nación insular se estaba recuperando de un par de ciclones tropicales, tormentas que, según los científicos, probablemente se volverán más húmedas a medida que el planeta se calienta. El punto más alto de Tuvalu está a solo unos metros (yardas) sobre el nivel del mar.

El efecto de la pandemia en el movimiento de mercancías expuso la inseguridad alimentaria a medida que la agricultura local se vuelve más difícil con el aumento del nivel del mar, dijo Natano.

“Si bien el Covid-19 es nuestra crisis inmediata, el cambio climático sigue siendo la mayor amenaza para los medios de vida, la seguridad y el bienestar del Pacífico y sus pueblos a largo plazo”, dijo el primer ministro.

Desde las Islas Marshall, también libres de Covid-19, el presidente David Kabua utilizó el ejemplo del virus para pedir más ayuda ahora.

“El cambio se basa en proteger a los más vulnerables, porque los que están en primera línea, ya sean trabajadores de la salud que luchan contra la pandemia o pequeñas naciones insulares que hacen sonar la alarma sobre el cambio climático, son fundamentales para la supervivencia de todos nosotros”, dijo.

"Las pequeñas naciones insulares y atolones como la mía no tienen tiempo para promesas en papel", agregó Kabua. También llegaron súplicas urgentes de África, que es la que menos contribuye al calentamiento global, pero es la que más sufre por él. "Al favorecer soluciones basadas en el respeto por la naturaleza, también estamos preservando la salud de nuestros pueblos", dijo el presidente Issoufou Mahamadou de Níger, parte de la región del Sahel al sur del desierto del Sahara, donde se espera que los aumentos de temperatura sean 1,5 veces más altos que el promedio mundial.

“Nuestro hogar global, que estaba repleto de millones de especies de criaturas dadas por Dios, tanto grandes como pequeñas, está muriendo lentamente”, dijo el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien el año pasado señaló que su país era el único en África en alcanzar la meta de hacer energías renovables del 75 por ciento de su mezcla energética. Añadió: "Nuestro mundo anhela que detengamos su ruina".

cog