Sentencian a mujer que asesinó a su esposo con agua y azúcar hirviendo Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Sentencian a mujer que asesinó a su esposo con agua y azúcar hirviendo

La detenida atacó al hombre con la mezcla "espesa y pegajosa" mientras estaba durmiendo en su cama impulsada por supuestos rumores de abuso sexual, en Inglaterra.

Una mujer, identificada como Corinna Smith, fue sentenciada a por lo menos 12 años de cárcel por el asesinato de su esposo, Michael Baines, a quien lanzó un balde con agua y azúcar hirviendo, impulsada por supuestos rumores de abuso sexual, mientras él dormía en la cama de su casa, ubicada en Highfield Road en Neston, Cheshire, en Inglaterra, el 14 de julio del año pasado.

Según revela BBC, el hombre sufrió quemaduras extremas en su cuerpo, provocando su muerte tras cinco semanas de estar internado en un centro asistencial.

La policía sostuvo que Smith, el día previo al ataque a su marido, estaba molesta por un rumor sobre su esposo y que ella consideraba que "era cierto". El medio The Cheshire Standard, sostuvo que lo atacó al escuchar a su hija, quien supuestamente le había dicho que Baines habría cometido abuso sexual contra sus hijos "durante muchos años".

Las acusaciones de abuso también incluyen el caso del único hijo que la pareja tuvo, Craig Baines, quien se suicidó con 25 años en 2007. La madre afirmó que el joven le dijo que fue atacado por un pedófilo y que lo había tocado sexualmente.

Previo a atacar a su esposo, Smith fue a su jardín a llenar un balde con agua para luego hervirlo con 3 kilos de azúcar, los cuales fueron vertidos en los brazos y el torso de Baines, para posteriormente salir de la casa.

El inspector en jefe, Paul Hughes, detective de la unidad de delitos mayores de la policía de Cheshire, calificó la muerte del hombre como un proceso "doloroso y cruel".

Tirar agua hirviendo sobre alguien cuando está dormido es absolutamente horrible. Mezclar también tres bolsas de azúcar con el agua demostró la determinación que tenía de causar un daño grave
dijo en un comunicado de las autoridades.

El investigador consideró que el azúcar hizo que el agua se hiciera "más espesa y pegajosa", lo que provocó que se adhiriera mejor a la piel.

BBC sostiene que la mujer fue declarada culpable por el Tribunal de la Corona de Cheste, donde consignaron la pena a un mínimo de 12 años pudiendo pasar toda su vida en la cárcel por el crimen contra su esposo.