Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

De cuartel a guarida de maleantes

Lo que un día fue una Base Militar que se ubicaba en Santa Ana del Conde, hoy se ha convertido en un hogar para maleantes

En completo abandono y a punto del colapso es como se encuentra lo que algún día y por al menos siete años fue una Base Militar en Santa Ana del Conde a la salida León - Silao.

Justo en el kilómetro 10 de la carretera León- Silao se ubica esta construcción que a decir de algunos lugareños cercanos pasó de cuartel a guarida de maleantes.

Telediario realizó un recorrido donde se pudo constatar la falta de vigilancia, al igual que las grietas en las construcciones, bardas desplomadas y un sin fin de grafitis en las paredes.

"Está muy feo y es que ahí ya todo se hundió ahora nada más se mete la gente, pero ya está muy feo yo creo que deberían de quitarla ya y dejar ese terreno", comentó José, vecino de la zona.

Telediario también había publicado que durante al menos 7 años un grupo de militares hizo uso de ese lugar y en el proyecto de construcción se invirtieron por lo menos 12 millones 500 mil pesos.

El acceso a este sitio es sencillo, cualquier persona puede pasar, no hay vigilancia, tampoco puerta y en algunos extremos ni bardas, por lo que si se desea puede entrar.

La maleza del lugar está crecida, en algunos puntos del terreno ya se realizaron quemas de pastizal y al fondo del terreno se ha abandonado escombro.

"Ya la deberían de quitar o que la rehabiliten y regresen los del Ejército como sea era presencia del gobierno y ahora no respetan", comentó Manuel, habitante cercano.

En el interior del inmueble, en las paredes resaltan las cuarteaduras de la barda que continúa agrietándose.

Fue durante la administración del gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez, que con 180 millones de pesos se planteó el proyecto que consistía en la edificación de 10 bases de seguridad, cinco de ellas para el Ejército Mexicano.

León fue elegido para la edificación de una de estas bases, destinada al adiestramiento de las tropas, resguardo de vehículos e instalaciones de tránsito por lo que contaba con dormitorios, siendo 30 soldados los que hasta el año anterior ocupaban el lugar.

Para lo anterior, en la administración de Ricardo Sheffield fue en una sesión de Ayuntamiento celebrada el 25 de septiembre del 2008 que se aprobó por unanimidad la donación del terreno a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA).