Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

En León piden justicia para Ingrid Escamilla en marcha

Jóvenes vestidas de negro, con la cara cubierta portando pañuelos verdes y negros, gritaban “¡Señor, señora, no sea indiferente, nos matan hasta adelante de la gente!"

Esta tarde decenas de jóvenes mujeres pertenecientes a distintos grupos sociales se manifestaron en las calles de León para exigir justicia ante la ola de feminicidios en la que se ha visto envuelta el país en los últimos años. Hicieron alusión a Ingrid Escamilla, otra joven víctima de un terrible asesinato la madrugada de este 10 de febrero en la Ciudad de México.

Vestidas de negro, con la cara cubierta portando pañuelos verdes y negros, gritaban “¡Señor, señora, no sea indiferente, nos matan hasta adelante de la gente!" invitando a los presentes a unirse al movimiento feminista al cual representan. Quienes encabezaban la marcha exhibían una fotografía de Ingrid con la frase “Por ti y por todas las que nos faltan”.

Repetían entonces en coro “¡No¡ ¡No me da la gana, ser asesinada por quien dice que me ama!” en alusión a la trágica experiencia de esta joven capitalina y por la que miles de mexicanas han pasado. Incluso hicieron énfasis con el grito: “¡No, porque no, te dije que no, mi cuerpo es mío, yo decido, tengo autonomía, yo soy mía, porque no!”, en defensa de los abusos que sufren las mujeres todos los días.

El grupo de mujeres caminaron con el propósito de ser vistas, de ser escuchadas por todo lo largo de la calle Madero hasta llegar a la presidencia municipal. Dónde cantaron y bailaron en coreografía “El violador eres tú”, dejaron las cartulinas en el piso con veladoras y rosas; Se tomaron de las manos formando un círculo y exigieron a las autoridades Justicia, para finalizar quedarían sentadas en silencio y en dirección al histórico edificio.

“Estamos principalmente por lo sucedió con Ingrid Escamilla hace unos días, la marcha surgió con motivo personal debido a que se nos pareció asombroso como su cuerpo destrozado está por todas parte pero la cara del asesino sigue siendo un misterio. También porque somos el país con más feminicidios en Latinoamérica y eso es una vergüenza. Según Forbes somos uno de los peores países para ser mujer”, explicó una de las lideres activistas