Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Rechazan "plan b" para el Zapotillo; habrá crisis si no se construye

Con un “Plan B” se refirieron a cómo se sortearía el no contar con el agua de la presa por un periodo aproximado de 4 años entre la construcción del acueducto y el tiempo que tarde en llenarse

De no concluirse la Presa El Zapotillo y el acueducto que traería el agua a la ciudad de León, esta entraría en crisis al no contar con la suficiente agua pues su principal fuente de abasto son los pozos profundos y estos están siendo abatidos un metro cada año alertaron expertos durante el programa Cambios de Multimedios Televisión donde se trató el tema “El Zapotillo y la crisis del agua que viene”.

El director del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de León (Sapal), Enrique de Haro Maldonado, aseguró que cuando se hablaba de un “Plan B” se refirieron a cómo sortearía la ciudad el no contar con el agua proveniente de la presa por un periodo aproximado de 4 años entre la construcción del acueducto y el tiempo que se tardaría en llenar el embalse.

“No hay plan B mira… de un plan B, la verdad es que nos referíamos a qué va a suceder si hoy el Presidente le da la palomita a la Presa El Zapotillo y se destraba el acueducto, pues para que se termine la presa a 105 metros y se llene vamos a requerir aproximadamente 3 años, para que, si lo vemos a la par, el acueducto se va a llevar tres a tres y medio años entonces León no tendría agua de El Zapotillo cuando menos en tres y medio años, de qué hablábamos del plan B, de qué haríamos en lo que llega El Zapotillo”.

El funcionario alertó respecto a que si El Zapotillo no se construye, entonces el agua va a empezar a escasear con lo que las restricciones para su uso aumentarían al grado de terciar el abastecimiento del líquido.

“Para menos tendríamos que cambiar nuestra cultura de uso de agua y llegaríamos a extremos de un día sí y un día no y Sapal tendría que buscar alternativas, los pozos es la única y vemos que va para abajo. Nos gustaría ser positivos y pensar que sí se va a hacer El Zapotillo, hoy tenemos el mejor acuerdo que se ha tenido entre Jalisco y Guanajuato que estamos a nada que esto sí se dé, si esto se aplaza buscarnos alternativas para convivir con el problema”.

Señaló que actualmente no se tiene la certeza de cuánta agua es con la que cuenta la ciudad, por lo que se está realizando un estudio que permita saber si el agua que tenemos alcanzará para los años venideros, lo que es un hecho es que con la presa se tendría agua para 25 años según estimó y permitiría dejar de explotar los pozos de agua que ya empiezan a vaciarse.

“Contratamos un estudio para revisar el volumen que tiene el acuífero del valle de León, espero que en noviembre esté listo, lo que vemos es el área del valle pero sobre todo la figura para ver hasta cuánto nos alcanza, hoy no hay certeza de cuánta agua nos queda”.

Por su parte el ex director de la Comisión Estatal del Agua, Adolfo Gómez Velázquez, insistió en que nuestra entidad es el segundo estado con mayor estrés hídrico debido, entre otras cosas, al crecimiento de la población ello pese a los esfuerzos que ha hecho el Sapal por mantener el mismo volumen de agua extraída para consumo desde hace 21 años.

“Se han hecho muchos esfuerzos pero no nos alcanza, va a llegar un momento en que no vamos a tener ni la cantidad ni la calidad de agua necesaria. Creo que El Zapotillo es un gran proyecto que en este momento la politización es el principal problema porque el beneficio es para Jalisco y Guanajuato, no estamos pensando solo en León”, señaló el ex funcionario.

Gómez Velázquez agregó que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tiene una oportunidad muy importante para terminar con un conflicto que tiene ya muchos años y destacó el acuerdo entre los estados de Guanajuato y Jalisco al considerar que “es un acuerdo de primera de muy buena voluntad con todos los detalles entre los estados, fue la condición que puso él y tiene que honrar su palabra”.

Por su parte, el ex consejero de Sapal y empresario, Alejandro Arena Barroso, consideró un error politizar el tema de El Zapotillo al haber argumentos técnicos ya en manos del Presidente, y negó que la urgencia para resolver el conflicto parta de intereses económicos o empresariales pues la mayor parte de los beneficiados sería la población con menos recursos.

“Es un error el decir que esta agua viene por intereses de los empresarios o por intereses económicos, en realidad acá hay tantos pobres como en cualquier parte del país, hay 600 mil pobres que requieren el agua, contra 400 personas que no se quieren reubicar. Una proporción es pensar de afectar a una contra mil 500 personas”.

Rechazó otro de los argumentos esgrimidos por quienes están en contra del proyecto como es que no se ha hecho una correcta gestión del agua tomando las medidas correspondientes para su aprovechamiento máximo y pidió al Presidente de México honrar su palabra y cumplir con la continuidad de la obra al haber ya un acuerdo del uso del agua del Río Verde entre los gobiernos de Guanajuato y Jalisco.

“La decisión está en el Presidente de la República de decir me comprometía a que si los dos gobernadores se ponían de acuerdo, esto caminaba, y que cumpla su palabra nada más; yo creo que con el desabasto de gasolina ya tuvimos un castigo a 30 días, espero que no tengamos un castigo de no tener agua para siempre, los mantos freáticos se están abatiendo ojalá tengamos datos de niveles de pozos estratégicos en donde podamos ver que el tinaco se está acabando y que con tiempo se puedan tomar medidas adecuadas”, puntualizó.