¿Qué relación tienen las brujas y las tijeras en forma de cruz?  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

¿Qué relación tienen las brujas y las tijeras en forma de cruz? 

En muchos lugares del mundo se toma por cierto el mito de que las brujas buscan llevarse a los niños, bien para devorarlos, para usarlos en sus hechizos, o incluso, para enseñarles las artes de la magia negra.

| ESPECIAL

ESPECIAL.- Mi padre cuenta con toda convicción que, cuando era niño y visitaba a unos parientes en provincia, una bruja intentó llevárselo. Jugando, se dirigió al patio trasero en la casona en donde se quedaba, y encontró la entrada a un cuarto viejo lleno de cosas inservibles. Su madre le había prohibido entrar ahí pues podría lastimarse con algo, o un insecto podría picarlo, sin embargo, cuando somos niños, estos vetos suelen hacer más grande nuestra curiosidad, y mi padre decidió pasar por alto las instrucciones de mi abuela.

Entró a la casona, que se encontraba a oscuras y llegó hasta el rincón más alejado, cuando descubrió que no estaba solo. Una anciana se balanceaba en una vieja mecedora, mirándolo fijamente. Él disminuyó el paso, mientras veía cómo la vieja se cepillaba el largo cabello gris sin apartarle los ojos de encima. "Rafael, ve y dile a tu mamá que me mande las tijeras, ve por las tijeras, rápido", le dijo la anciana sin dejar de mecerse o cepillarse el largo cabello.

Mi padre, asustado, salió disparado de la vieja bodega y corrió hacia la cocina, donde mi abuela cocinaba arroz. Mi padre le dijo que "su abuela estaba pidiendo las tijeras" y mi propia abuela pensó que eso no podía ser posible, puse su madre había muerto hace mucho. Tomó a mi padre en brazos, apagó la estufa y salió corriendo de la casa a buscar a sus parientes, que habían ido al mercado.

En muchos lugares del mundo se toma por cierto el mito de que las brujas buscan llevarse a los niños, bien para devorarlos, para usarlos en sus hechizos, o incluso, para enseñarles las artes de la magia negra. Sea lo que sea, durante siglos y siglos han causado temor en los padres de que alguna haga su blanco a uno de los suyos, para esto, por supuesto, se crearon amuletos que, según las tradiciones, los ayudan a proteger a los pequeños.

¿Por qué la bruja de la historia de al principio quería hacerse ella misma de las tijeras? pues sería lógico pensar que para evitar que éstas sirvieran como amuleto para mantenerla alejada del niño y es que precisamente, este método es uno de los rituales más recurridos para alejar a las brujas.

¿Cómo se usan las tijeras y por qué?

Según la tradición, las tijeras deben posicionarse o bien abajo de la cama a la altura de la cabeza, o bien bajo la almohada del pequeño a proteger, abiertas, a manera de cruz.

Sin embargo, aunque no lo creas, este amuleto no tiene un origen religioso, sino que proviene, más bien, de las tradiciones de las culturas paganas, ya que simbolizan un par de espadas, las cuales, se creía en la antigüedad que luchaban contra cualquier tipo de mal.

Las brujas que se llevan a los niños

El mito de la bruja lleva miles de años entre nosotros, teniendo su origen en la cultura celta, en la cual, estas mujeres eran sabias y conocedoras de la herbología, por lo que se creía tenían poderes curativos.

Sin embargo, con la llegada del catolicismo, se le empezó a atribuir sus "poderes" a conexiones demoníacas, por lo que hoy día son conocidas como entes malignos, por lo que en la edad media se realizaron persecuciones y se terminó quemando a miles de mujeres inocentes, como en las brujas de Salem.

Sin embargo, también existen historias que no han podido ser explicadas por la lógica, en las que niños desaparecen misteriosamente y en las que esto, se atribuye a las brujas, como en el pueblo de Blair, en Estados Unidos.

Sea como sea, y si estas leyendas son reales o no, más vale tener el conocimiento de cómo protegerse de ellas, por muy mágico que parezca, después de todo, al preguntar a mi padre si la historia era real o la había inventado para asustarme, él dijo que no sabía si era real, pero sin mentirme, que al menos ese era el recuerdo que él tenía.

dezr